El ocaso de las almas gemelas

5
749

Era una tarde de otoño cuando Alejandro, un hombre de 70 años, se sentó en su habitual banco del parque al acabar su paseo diario, para contemplar los matices y colores de las hojas al caer. Su vida fue un torbellino de éxitos profesionales, pero en el aspecto personal, una calma desoladora. Alejado de la rutina diaria y sin una compañera, desde hacía tiempo había decidido excluirse de encontrar un amor, era un capítulo cerrado en su vida.

Mientras perdía su mirada entre las hojas, reflexionando una y otra vez, como cada jornada, una mujer de su misma edad, Julia, se sentó al otro extremo del banco. Ella, con una novela en mano, también llevaba la marca del tiempo y la soledad. Sus ojos se encontraron, y en ese instante, una conexión inesperada surgió entre ellos. Durante más de una hora intercambiaron opiniones.

Aquella conversación lo cambió todo, lo que comenzó como un intercambio casual sobre el libro que Julia leía, se transformó rápidamente en una conversación profunda sobre sus pasiones: las bellas artes, la buena cocina, el placer por los buenos vinos, las maravillosas sensaciones de encontrar y descubrir alicientes y visiones ancestrales en poblaciones de otras latitudes, la lectura de libros, la contemplación reflexiva. Descubrieron que compartían no solo intereses, sino también una visión del mundo y una curiosidad que no había menguado con los años.

A medida que se encontraban día tras día, su relación floreció. Las tardes en el parque se convirtieron en visitas a galerías de arte, conciertos de música clásica y viajes cortos a ciudades llenas de historia. Cada momento juntos era una oportunidad para redescubrir el mundo y, más importante, redescubrirse a sí mismos.

Con el paso del tiempo, Alejandro y Julia se dieron cuenta de que habían encontrado algo que creían perdido para siempre: el amor en su forma más pura y sincera. No era un amor juvenil, impulsivo y tempestuoso, sino un amor maduro, tranquilo y profundo, nacido de la comprensión mutua y el respeto.

Ahora, caminando de la mano hacia el atardecer de sus vidas, Alejandro y Julia demostraban que el amor no tiene edad y que siempre hay esperanza para las almas gemelas perdidas, esperando reencontrarse.

© Anxo do Rego. Enero 2024. Todos los derechos reservados.

Artículo anteriorHuida a casa
Artículo siguienteLas tempestálidas
Narrador. Fundador, Director y Editor de la extinta editorial PG Ediciones. Actualmente Asesor y colaborador en Editorial Skytale y Aldo Ediciones, del Grupo Editorial Regina Exlibris. Director y Redactor del diario cultural Hojas Sueltas. Fundador de una de las primeras revistas digitales de novela negra «Solo Novela Negra» en la actualidad comosección en el diario HOJAS SUELTAS. Partícipa de numerosas instituciones culturales. Su narrativa se sustenta principalmente en la novela policíaca con dieciseis títulos del comisario del CNP, Roberto H.C. como protagonista principal. Mantiene su creatividad literaria con relatos, artículos y reseñas en algunas revistas digitales culturales.

5 COMENTARIOS

  1. Muy hermoso relato. Es positivo, fundamental, pleno a pesar de su corta extensión. En estos momentos donde el amor quieren muchos poderes que deje de estar de moda, haces una advertencia clara de que el amor no tiene ni tiempo ni lugar. Y aunque hay condicionamientos como la belleza, el egoísmo, o el placer físico la parte del león del amor es la naturaleza del propio sentimiento mayor: Amar incondicionalmente al otro. adorar a otro yo.

    Me parece una narración que es un ejemplo de como para que antes del final del plazo; el día 7, los autores de “Hojas Sueltas” pueden colaborar integrando en sus vidas y las de los lectores la mejor emoción, la más intima que podemos tener. En un mundo donde este sentimiento se ve cada vez más distraído y amenazado, leemos un canto a la esperanza indicando que si lo deseamos lo suficiente y hacemos que sea posible con una persona afín, el amor de verdad nunca puede desvanecerse de nuestras vidas. Nos recuerda con ternura la importancia olvidada de un amor vivo. Desde mi modo personal de leer el relato del director del diario; Anxo do Rego lo percibo como si el amor fuese como un pájaro que abre las alas y cubre a todos antes de echar a volar.

    Esta narración es una lectura aconsejada para todos aquellos que creen en el poder del amor. Una historia que nos hará reflexionar sobre la importancia de este sentimiento en nuestras vidas, y que nos animará a seguir luchando por él, incluso en los momentos más difíciles.

  2. Hermoso relato, Anxo. La soledad es un problema que causa dolor a muchas personas . El tuyo tiene un final feliz, hay que quedarse con ese mensaje esperanzador. El amor, la amistad, pueden llegar en cualquier momento en la vida de alguien. Felicidades, un abrazo.

  3. Muy bonito relato.pero el amor lo puedes encontrar en todo tu entorno.con amigos, vecinos,familiares.el amor de compartir pareja es otra cosa.

  4. Hermoso relato. La experiencia del amor es de las experiencias más gratificante que el ser humano puede vivir…amar conociendo nuestras debilidades y fortalezas enriquece la relación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí