Ballet del presente

3
317

EXTRAÍDO DE Haikus TRILÉTEROS JUNTOS

Imagina ideas, siente hacia adelante, siempre experimenta a lo grande. En este cosmos de tantos dioses odiosos, donde sus presuntos paraísos ofrecen solo lloro y esclavitud. Estoy ecuánime, sintiendo todas las circunstancias que ocurren, sin más. Sólo tengo que elegir que puedo probar es mi responsabilidad. En la vastedad existente, me pregunto: ¿Puede la montaña pensar que es única? En la dirección de los planos exactos, busco siempre recordar la extensión de nuestra verdadera existencia que se unifica en cada momento y lugar.

Mi propio mundo, en su constante oscilación de interior a exterior, hace temblar el planeta. En esa vibración, una viva visión aparece ahora; mi otro ser polar. Te veo íntimamente cómo eres. Descubriendo registros en las nubes y en la vegetación, acomodándose al sutil equilibrio, deseo seguir descubriendo. Así, ser una especie de animal sutil, amando y siendo amado, este se convierte en la esencia de la vida.

Con la intención de darse cuenta de todo, incluso de lo más pequeño, reflexiono sobre mis amigos, recaudados ya por la muerte o consumidos hasta desangrarse por la torturante locura. Al modo de un loco, mirando a todas partes lloro desconsoladamente al mismo factor tiempo, aunque me encuentre solo lloro. Observo detenidamente cómo tu etéreo cuerpo se transforma con el tiempo, mientras la mente varía con el paso entre décadas. En este flujo eterno, aparece desde dentro el buda anónimo, sonriendo levemente con la paciencia de cada vez. “Estamos en un sueño dentro de un sueño”.

Palabras y conceptos, tan grandes que no parecen caber en la cabeza, se agolpan como repetidas manadas en mi mente. Desde el vacío somos, nos extendemos como seres libres en un universo sin confines. A mis preguntas sobre el futuro no dices nada, pero tu vientre ya ha contestado desde el aquí, fluyendo con un rotundo sí. Regresamos entonces al constreñido mundo de la Tierra.

Escucho las castañuelas entre nosotros, alegres, celebrando la vida material.  Ahora no parecía tu rostro acostumbrado, quizá el cabello rizado lo recuerdo un poco. Pero amándote en el sueño, te nombro con miles de nombres. Decirle ¡Hola hermosa! a un otro yo, es una señal. Ella distingue que yo sé que es una sílfide, ya lo sabemos todo al cruzarse nuestras miradas ventajas de la eternidad. Y al conformarse el descenso se mantuvo ahí tu primor, a pesar de todos los movimientos, hasta acabar en un estremecimiento de amor y existencia. Que ahora da señales de útil existencia para todos los seres.

© Rafael Casares.  Febrero 2024.Todos los derechos reservados.

Artículo anteriorUn ramo de rosas rojas
Artículo siguienteCleopatra y César: especial San Valentín I
Investigador, Escritor y Experimentador de lo Trascendente. Se erige como un puente entre el mundo de los libros, la escritura y el arte con el reino de lo trascendente. Su enfoque combina la rigurosidad intelectual con una profunda sensibilidad espiritual. A través de sus escritos y enseñanzas, busca iluminar los rincones oscuros del entendimiento humano, llevando a sus lectores y seguidores a una comprensión más profunda de lo que significa ser parte de este universo misterioso. En el corazón de su búsqueda siempre ha habido un compromiso inquebrantable con la ternura y el respeto hacia todas las formas de vida y pensamiento. Rafael ve en cada ser y en cada fenómeno una oportunidad para aprender y crecer, una chispa de lo divino esperando ser comprendida.

3 COMENTARIOS

  1. Querido Rafael cuántas verdades también descritas y cuanto sentimiento en la expresión .haces con belleza y arte acercarnos a tu reflexión haciéndola sentir en mi interior .
    Gracias

  2. Me encanta que te haya llegado el relato al corazón, en metaficción no solamente es una historia lo que se lee sino también filosofía metafísica, crítica humana y social. Muchas gracias Oro.

  3. Parece que el anterior comentario no ha salido. Te decía Oro que mediante la metaficción me siento libre de expresar mis sensaciones y previsiones genuinas pero con la envoltura de la literatura. Gracias mujer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí