Entrevista a MARINA TAPIA

3
1166

Entrevista a Marina Tapia

La poeta y artista plástica Marina Tapia ha publicado Un kilim de palabras, Bosque y silencio, Islario y Corteza, entre otras obras, además de haber coordinado y participado en numerosas antologías de poesía y también de relato. Entre sus premios literarios destacan Paco Mollá 2017, Ciudad de Baena 2018, Joaquín Lobato 2019, Águila de Poesía 2022 y 8 de marzo por la Igualdad de La Zubia 2023. Ahora ha obtenido la Residencia Literaria en Óbidos, Portugal, concedida por Granada Ciudad de Literatura UNESCO. Aprovechamos su estancia en la mencionada villa cercana a Lisboa, para entrevistar a la autora.

¿Por qué un libro infantil y por qué ahora?

Era un proyecto que tenía empezado desde antes de la pandemia, pero que no había podido terminar ya que se fueron cruzando otros libros, clases, actividades, etc. Pero en este mes de octubre en el que he estado viviendo en Óbidos, he encontrado la tranquilidad necesaria para acabar mi proyecto enfocado a las niñas y niños, no sólo para ampliar el libro y corregir sus poemas, sino también para realizar una serie de ilustraciones que me gustaría que lo acompañaran. Creo que ese gusto que siempre he tenido por los neologismos, por los juegos de palabras y por la invención de algunos términos nuevos y chistosos, con los que he mareado a mi familia y a mi pareja, jeje, ha calentado los motores de este poemario, que quiere transmitir lo lúdico a la par que lo tierno, que busca cantar a la imaginación, tan presente en la primera etapa de nuestras vidas.

¿Crees que es importante fomentar la lectura infantil?

Sí, por supuesto. La lectura aguza nuestros sentidos y hace que desarrollemos la capacidad de observación, también ayuda a mantener despierta la creatividad. Tiene tantos beneficios: desarrolla la capacidad de concentración, nuestro espíritu crítico, nos ayuda a aumentar el vocabulario, en fin, múltiples provechos; podría resumirse en que hace más amplio al mundo, más rico y colorido. Es totalmente recomendable. Y cada etapa de nuestro desarrollo posee sus libros adecuados a ella. Yo fui tan feliz cuando era pequeña, leyendo las poesías que Gabriela Mistral escribió para niños (y no tan niños), las bellísimas rondas de “Ternura”. También dediqué tardes enteras a leer y memorizar poemas de una excelente antología que realizó María Romero, una periodista chilena que legó esta compilación fabulosa de poemas, de los cuales hemos disfrutado varias generaciones de chilenos. Por eso deseaba transmitir esa alegría y ensoñación que me otorgó la poesía infantil, escribiendo mi propio poemario para los que comienzan esta andadura de la lectura (uy, me salió en verso).

¿Cómo y cuándo gestaste la idea?

La verdad es que la idea se gestó hace mucho tiempo. Los primeros poemas del libro se los escribí a mi hija Camila cuando era pequeña… y hoy tiene 29 años. Como ves, han pasado bastantes años. Ahora tengo una sobrina, Minagua, a ella le he dedicado el libro ya que con su llegada he sentido la motivación de terminar este conjunto. Además, en algunas actuaciones que he realizado en colegios e institutos, he utilizado muchos de estos poemas, por así decirlo, los he puesto en marcha, los he ido probando. El mundo de la infancia siempre me ha atraído, y no he dejado de estar en contacto con él, ya que he desarrollado el arte de los títeres -como tú sabes, Ana-, desde su confección hasta su representación; un mundo donde la poesía, la infancia y la plástica se entrelazan.

¿Óbidos es el lugar ideal? ¿Cómo está influyendo en tu estilo y temáticas?

El silencio que reina en la calle donde vivo es ideal. También ayuda mucho el encontrarme en una villa en la que no suelen entrar apenas coches, así que te libras un poco del estrés del tráfico tan habitual en las ciudades. Literalmente vivo dentro de un castillo, en un lugar donde el tiempo pasa más despacio, donde la gente es muy cortés (nunca dejan de saludar y agradecer, ¡es increíble!). Y, esa suave luz, esos colores vibrantes que te llenan de entusiasmo, y el tener todo el tiempo por delante para crear, sin casi ninguna distracción me ha venido estupendamente.

Este espacio ha influido de muchas maneras, por ejemplo, he utilizado el color azul que abunda aquí tanto en sus casas como en sus azulejos, más concretamente, el azul cobalto, para pintar las ilustraciones de mi libro infantil. He escrito una serie larga de poemas inspirados en Óbidos y su paisaje, también otros que reflexionan sobre los objetos y el paso del tiempo, sobre las travesías y viajes. Creo que todos estos temas tienen un espíritu portugués. Y aquí también he desarrollado dos proyectos más: uno de collages poéticos y otro de poesía concreta (poesía visual). En ambos hay referencias, por ejemplo en el primero está muy presenta “la piedra”, la muralla; y, en el otro, vuelve a aparecer el azul como color unificador.

¿De qué tradición literaria has partido o qué autores son tus referentes?

En mi proyecto de poesía infantil siempre he tenido presentes a las autoras y los autores que han trabajado con el elemento lúdico e irónico del lenguaje, como Gloria Fuertes, Ramón Gómez de la Serna, Pablo Neruda, Rafael Pombo; y otros en los que la musicalidad del poema es esencial, véase Rubén Darío, Julio Barrenechea, Diego Dublé Urrutia, Carlos Pezoa Véliz, etc. Creo que en mi primera etapa de lectora, como es natural al vivir en Chile, me marcaron más los autores latinoamericanos, y después mis referentes se fueron ampliando. En España he conocido autoras formidables que lamentablemente no se conocen tanto al otro lado del charco, como María Victoria Atencia, Clara Janés o Juana Castro. Acostumbro a volver a su obra y a su mirada para consolidar cada proyecto.

¿Cómo invitarías a los niños y sus familias a leer tu libro? (Aspectos positivos de la lectura quiero decir)

La lectura de poesía en voz alta siempre es gustosa. De esta forma nos conecta con el origen de la lengua, a través de la oralidad. Así que yo invitaría a que las madres y los padres leyeran en voz alta muchos de los poemas. En el libro hay textos para varias edades, también podrán acercarse los mayores con alma de niños. Muchas de las composiciones se centran en las letras del abecedario, en los animales y en todo el imaginario que suele estar presente en la infancia. Además hay un poema dedicado a Lorca, al cual le tengo un cariño especial, ya que la mayor parte del poemario ha sido escrito en Granada. Además, espero que los dibujos que he hecho para este libro puedan ser también un pequeño aliciente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Para cuándo y dónde la publicación? ¿Tienes ya editor?

Estoy enviándolo a algunos premios de poesía infantil. No existen muchos. Espero tener suerte. De todas maneras, nunca hay que tener prisa por publicar, está bien esperar un poco si logra salir después publicado de una forma primorosa y atractiva. Para mí lo importante es cerrar bien los trabajos, pulirlos al máximo, quedar satisfecha dentro de lo posible. Y siento que, de alguna manera, el libro ya está concluido.

¿En qué nuevos proyectos trabajas?

Como te comenté, en Óbidos he desarrollado una propuesta personal relacionada con la poesía concreta, que es otra variedad, por así decirlo, de la poesía visual. En mi caso me he centrado en lo metapoético: deseaba reflexionar, a través de la imagen y la palabra, acerca del papel de la poesía en la sociedad contemporánea. La verdad es que estoy contenta con este trabajo porque hay bastante cavilación en él, he tratado de condensar muchas ideas que me rondaban, de resumir “a golpe de imagen” un discurso, una postura. Así contado suena a algo denso, pero no, creo que he puesto “toda la letra en el asador” para que sean divertidos, para que estén empapados de ironía y humor. Estaría genial que se publicara un librillo con ellos. Claro, aquí mis referentes han dejado la vara muy alta: Joan Brossa, Vicente Huidobro, Nicanor Parra… A ver si he pillado en parte algo de su espíritu.

Pero, Ana, si te dijera que hay más proyectos te reirías, jeje, tengo otros libros que van perfilándose poquito a poco. Mi mente siempre está muy activa, quizás sea mi forma de resistir a esta realidad tan dura que tenemos ahora en el mundo.

© Ana Morilla. Noviembre 2023. Todos los derechos reservados.

 

3 COMENTARIOS

    • Muchísimas gracias, querida Ivonne! Tú mejor que nadie sabes cuánta ilusión se pone en cada uno de los proyectos. Estoy muy contenta y agradecida con esta bonita entrevista que me/nos ha hecho Ana Morilla! Besos

  1. Gracias a vosotras siempre! Yo agradecida de que la Revista Hojas sueltas nos permita este pequeño espacio de difusión de la creatividad y de que mis amigas me cuenten sus proyectos y las actividades en las que participan!! Un placer!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí