Tecnofeminismo más allá del mito hacker

0
220

Texto: Pikara

Adeanna Cooke es modelo. Modelo y conejita Playboy. Un día descubrió que alguien había subido fotos de ella desnuda en páginas de internet sin su consentimiento. La historia varía dependiendo del sitio web. En unos casos se trataba de un exnovio, en otros, de un amigo —por llamarlo de alguna forma—. En algunas versiones él estaba ganando dinero con esas fotos, en otras, no se especifica por qué decidió subirlas. Algunas páginas mencionan que las imágenes eran montajes de la cara de Cooke, recortada y pegada en otro cuerpo desnudo. En cualquier caso, todos los relatos coinciden en cuál fue su solución: decidió hackear la cuenta de este amigo-enemigo-ex y borrar todas las fotografías. Tras este aprendizaje, cuentan las páginas web, decidió ayudar a otras mujeres a hackear y quitar las imágenes que habían sido publicadas sin su consentimiento.

Si buscamos “hackers”, Google ofrece, a 15 de junio de 2021, aproximadamente 94.100.000 resultados que hablan de qué es el hackeo, qué es un hacker, quiénes son los mejores del mundo —hombres— y un sinfín de entradas más sin rastro de mujeres. Si escribimos “hackers mujeres”, el buscador arroja 1.780.000 resultados —el mismo día, casi a la misma hora— con historias de mujeres excepcionales y sexualizadas, como el caso de Cooke: las listas no solo recogen nombres, sino fotos de ellas con posturas sugerentes. Están, en general, bastante buenas, en el sentido heteronormativo de la palabra. Las palabras sexy, bella, guapísima, espía Mata Hari y otros tantos lugares comunes se repiten en descripciones y titulares.

Algunas trabajan en seguridad digital, otras han sido estafadoras y, en varios casos, como en la historia de Cooke, el origen de su destreza se encuentra en delitos relacionados con violencias machistas. “Es difícil convencer a la gente de que la privacidad importa. No nos damos cuenta hasta que la perdemos, nos quitan la personalidad digital o tenemos un problema de extorsión sexual”, explica Susana Sanz, experta en seguridad y privacidad digitales. Desde la organización Balkon Taktiks, en Ámsterdam, imparte talleres sobre safe dating (citas seguras), dando pautas para prevenir esas situaciones.

El nombre de Natasha Grigori también se repite en las listas de hackers famosas. Ya fallecida, está considerada una de las pioneras. En los años 90 fundó la organización Antichildporn.org, que combate la pornografía infantil en internet. Desde esta entidad, formada por un grupo de entre 30 y 50 piratas de distintas partes del mundo, aseguran que encontrarán y arrestarán a quien “produzca o aloje materiales de pedofilia”. Reciben urls…SEGUIR LEYENDO

© Píkara Magazine.Diciembre2023. Todos los derechos reservados. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí