Cartagena Negra 2023 – Crónica 7 septiembre

0
148

Se inicia la jornada con el Club de Lectura de La noche de Damballah de Jordi Solé.

Proyección del cortometraje finalista Asedio de Tomas lazarowski. Después de un crimen múltiple en el aula de una universidad, una fiscal se dirige al lugar del crimen sin saber que su hija estaba en esa aula.

Y después La Ronda de Francisco Bescós presentado por Kika Sureda. ¿Qué nos contó sobre La Ronda?

Paco es una persona muy cercana, con facilidad de palabra, lo que hizo que la jornada pasara volando. Tiene una trayectoria corta pero muy intensa, su última obra de ficción ha sido muy premiada y no se espera menos de La Ronda. Siempre quiso ser novelista de evasión para lectores inteligentes. Su paso por la no ficción como una vía de escape necesario para plasmar su experiencia y contar su verdad sobre como es ser padre de una niña con parálisis cerebral fue algo puntual. Después de esta incursión en la no ficción decidió que no desea salirse de la ficción.

 Dulce O’Rourke y Juan Luis Seito son una pareja de personajes totalmente incompatibles. No encajan en el lugar donde están. Seito no encaja en su tiempo y O’Rourke en su espacio. A Seito la vida le ha dado una serie de reveses y ya no es tan popular y en su frustración intenta recuperar un tipo de prestigio social y no lo consigue. O’Rourke es una persona que se queja por todo, protesta de todo. Ha intentado volcar sus defectos sus defectos en el personaje de Seito, algo como una brújula inversa, el tipo al que no quiere parecerse pero tiene peligro a parecerse, ya que también tiene un hijo con parálisis cerebral pero él reacciona a esa realidad de una forma más patológica a como a reaccionado Paco en la vida real.

¿Cómo se gestó La Ronda? Se movía por Madrid en una vespa, acababa de tener hijos una niña con parálisis cerebral, se acababa de hacer autónomo. No prestaba atención al mantenimiento de la moto y en mitad de la M-30 se gripó. Se salvó porque había llovido y la moto deslizó. No tardó ni dos minutos en aparecer un operario que no sabía de donde había salido y aquello le inspiró curiosidad de como es la red de vigilancia. De ahí salió un high concept. Ha hecho una novela de una ronda de circulación, por donde conduce todos los días, con muchos personajes muy peculiares y muy de novela negra. Cada uno debía tener un back story peculiar.

El tema de las maras, que aparece en La Ronda, fue una idea que surgió después de leer Cartas desde Zacatraz de Roberto Valencia y de una película La vida loca de Christian Poveda (asesinado en 2009).

Paco Bescós comenzó a escribir en 2008, trabajaba en una agencia de publicidad y escribía cuando podía. Con el tiempo y las nuevas circunstancias, como el tema de los hijos, busca su espacio para poder escribir. No tiene manías pero para escribir se hace su esquema en excel previo. Reconoce que sacrifica tiempo de otras cosas para poder trabajar una obra. Se levanta a las cinco y media de la mañana para ganar tiempo antes de que sus hijos se levanten.

Nos vendió La Ronda muy bien. La Ronda nos salvará la vida. Ha intentado hacer algo diferente, se ha querido diferenciar de otros apostando por una buena trama en el intento de contradecir lo que muchos dicen de que la trama no importa tanto como las atmósferas y personajes. Recupera la tradición de la frescura y sentido de humor dentro de una historia muy cruel y violenta. Ritmo y sorpresa.

Entre mesa y mesa disfrutamos de la proyección del cortometraje finalista Asedio de Tomas Lazarowski. Después de un crimen múltiple en el aula de una universidad, una fiscal se dirige al lugar del crimen sin saber que su hija estaba en esa aula.

EL ENCAJE DE LO SOCIAL EN LA NOVELA NEGRA

Mari Carmen Sinti presenta a Fernando Benzo con Los perseguidos y a Manuel Ríos San Martín con El olor del miedo.

Mari Carmen Sinti recalca que la novela negra está muy implicada con lo social. Cada uno de los dos autores invitados la han tomado de una forma especial. La trama y como la han montado ha sido un muy buen trabajo. Fernando Benzo habla del mundo de los barrios bajos donde un grupo de chavales que viven en la pobreza van ascendiendo en su grupo social. Manuel Ríos toca el tema de los animalistas, la lucha de poder.

Fernando Benzo empezó a escribir en 1988 y esta es su última novela dentro de una larga trayectoria como escritor. Los perseguidos es una novela sobre una banda de navajeros de barrio. Las aventuras de un grupo de quinquis del barrio de San Blas de Madrid a finales de los años 70 y de como van ascendiendo en la escala del crimen. Corrupción policial, corrupción política y la historia de una periodista que decide investigarles y destapar la trama de corrupción en la que están inmersos.

Manuel Ríos es guionista de series y televisión y también se dedica a escribir. El olor del miedo hace muy pocos días que acaba de salir al mercado. La historia comienza en un zoológico donde sacan de un cobijo a los elefantes y alguien dispara a una elefanta albina. La veterinaria no puede hacer nada por ella. Al preguntarle a la policía como se haría este tema de investigación, Manuel nos contó que se haría como el asesinato de un humano. Escribir el asesinato de un animal como el de un ser humano y la investigación como si se investigara el de una persona.

El escenario de las novelas es muy diferente. El escenario siempre es un personaje, va adquiriendo personalidad. Fernando Benzo dice que «el escenario es siempre un personaje en este tipo de novelas. En el caso de mi novela el escenario del barrio de San Blas de Madrid, pero la verdad que hace tiempo que publiqué la novela y he ido ya a muchos sitios y muchas diferentes ciudades a presentar la novela, en todas hay un San Blas, el barrio marginal. El clásico escenario de los chicos condenados, que acaben en la esquina con una sobredosis o un navajazo».

Manuel Ríos reconoce que no se pone a escribir hasta que no tiene el escenario. Fue a Valencia a presentar su anterior novela, y escuchó hablar a la directora del zoológico, lo invitó a ver el parque pero él pidió de conocerlo por atrás, por donde no pueden entrar los visitantes. Pasó una noche dentro. Quería saber como funcionaba. El zoológico le permite hablar sobre en qué nos parecemos a los animales, qué queda en nosotros de violencia primitiva. Es una reflexión sobre el ser humano.

Según Fernado Benzo dice que siempre hay un escenario conceptual. La característica de la novela negra porque denuncia algo.

Sinti «no buscáis el quién, sino el cómo y el porqué». Hacen que el lector no sepa por donde tiene que decantarse. Te vas enamorando de los malos incluso van cayéndote bien.

«Yo escribo para ser leído»

«Hay que dejarle unos deberes al lector»

«No puedes ni debes gustarle a todo el mundo»

«El lector es libre pero tampoco tienen porque gustarle todo»

Mari Carmen Sinti habló sobre los personajes de las dos obras y sobre la labor de investigación de ambos autores, siempre con un toque de humor, como es ella. Además al final, nos habló de su libro En el fondo de mis ojos.

 

© Kika Sureda. Septiembre 2023. Todos los derechos reservados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí