5 – Escribir un relato

0
871

Escribir un relato implica una combinación de creatividad, técnica y conocimiento de las convenciones del género. Aquí te ofrezco una guía básica sobre cómo estructurar un relato, desarrollar su trama y descripción.

1. Exposición

  • Presentación de personajes y escenario: Introduce al protagonista y otros personajes importantes. Establece dónde y cuándo sucede la historia. Es crucial crear una primera impresión fuerte que enganche al lector.
  • Incidente inicial: Algo cambia o sucede para poner en marcha la trama. Este incidente debe estar directamente relacionado con el conflicto central de la historia.

2. Desarrollo

  • Profundización de conflictos: Desarrolla los conflictos introducidos inicialmente, agregando capas de complejidad. Esto puede incluir conflictos internos dentro de los personajes, así como externos.
  • Subtramas: Introduce subtramas que complementen y enriquezcan la trama principal. Las subtramas pueden explorar las historias de personajes secundarios o aspectos del tema principal.
  • Desarrollo de personajes: Muestra cómo los personajes cambian o crecen en respuesta a los conflictos y desafíos. Este desarrollo debe ser orgánico y creíble.

3. Climax

  • Momento de máxima tensión: Es el punto culminante de la historia, donde el conflicto alcanza su máxima expresión. El climax debe ser el resultado natural de la escalada de tensiones a lo largo del relato.
  • Confrontación: A menudo implica una confrontación directa entre el protagonista y la fuente del conflicto principal (puede ser otro personaje, una fuerza de la naturaleza, un aspecto de sí mismo, etc.).

4. Desenlace

  • Resolución del conflicto: Los conflictos se resuelven, no necesariamente de manera feliz, pero de una manera que sea satisfactoria y coherente con la trama.
  • Consecuencias para los personajes: Muestra cómo la resolución del conflicto afecta a los personajes. ¿Qué han aprendido? ¿Cómo han cambiado?
  • Cierre: Cierra cualquier subtrama pendiente y ofrece al lector un sentido de cierre. Sin embargo, dejar algunos elementos a la imaginación del lector puede ser una poderosa herramienta para hacer que la historia perdure en su mente.

5. Epílogo (opcional)

  • Mirada al futuro: Algunos relatos incluyen un epílogo que ofrece una vista al futuro de los personajes o las consecuencias a largo plazo de la trama.
  • Reflexión: Puede ser un momento para reflexionar sobre los temas de la historia o sobre el viaje de los personajes.

Esta estructura ofrece un marco más detallado para construir relatos, permitiéndo jugar con los elementos y adaptarlos según la historia que se dese contar. Recuerda, la flexibilidad dentro de esta estructura es clave; no todos los elementos deben ser usados de manera rígida. Lo importante es mantener una narrativa coherente y atractiva que capte y mantenga el interés del lector.

Ejemplos

  1. Miguel de Cervantes: Aunque es más conocido por “Don Quijote de la Mancha”, Cervantes también escribió numerosas novelas ejemplares y relatos que muestran su habilidad para la creación de personajes y el uso del diálogo.

  2. Jorge Luis Borges (argentino, pero de influencia significativa en la literatura en español): Sus cuentos, a menudo llenos de enigmas, laberintos y reflexiones filosóficas, son ejemplares en el uso de la metaficción y las tramas complejas.

  3. Carmen Laforet: Su novela “Nada” y otros escritos muestran su capacidad para describir profundamente los ambientes y las emociones de sus personajes, situándolos en contextos postguerra civil española.

  4. Javier Marías: Su prosa detallada y sus tramas complejas que a menudo exploran los temas de la memoria, el amor y la muerte, lo hacen uno de los escritores contemporáneos españoles más destacados.

  5. Mercè Rodoreda: Su obra ha tenido una gran influencia en la literatura española. “La plaza del diamante” es un buen ejemplo de su habilidad para combinar una trama envolvente con una profunda exploración psicológica de sus personajes.

Al escribir tu relato, intenta absorber las técnicas y estilos de estos y otros autores, pero siempre asegúrate de encontrar tu propia voz. La escritura es un acto de equilibrio entre aprender de los maestros y explorar tu propia creatividad e individualidad.

© Redacción. Anxo do Rego

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí