7- Descripción. La importancia en la narración

0
594

La descripción en la narración de una novela es una herramienta vital que el autor utiliza para sumergir al lector en el mundo que ha creado. Esta técnica no solo sirve para pintar escenarios o detallar el aspecto de los personajes, sino que también desempeña papeles fundamentales en la atmósfera, el tono de la narrativa y el desarrollo de la trama y los personajes.

Relevancia temática: Los detalles seleccionados para describir deben tener una relevancia temática, aportando significado y profundidad a la narrativa. No se trata solo de enumerar características, sino de escoger aquellas que resuenen con el tono y los temas de la obra.

Perspectiva y enfoque: La descripción a través de los ojos de un personaje puede ofrecer perspectivas sobre su psicología y emociones, filtrando la realidad de la novela a través de su percepción única.

Uso de los cinco sentidos: Más allá de lo visual, incorporar sonidos, olores, sabores y texturas puede crear una experiencia inmersiva, haciendo que el lector se sienta presente en el escenario de la novela.

Metáforas y comparaciones: Estas figuras retóricas enriquecen las descripciones, ofreciendo nuevas formas de entender el mundo de la novela a través de la conexión de ideas y objetos aparentemente dispares.

Integración con la narrativa

Descripción dinámica: La descripción debe integrarse fluidamente con la acción y el diálogo, evitando largos párrafos descriptivos que detengan el ritmo de la narración. Debe servir para avanzar la historia, no solo para adornarla.

Evolución descriptiva: A medida que la trama avanza, las descripciones pueden cambiar para reflejar el desarrollo de personajes y escenarios, mostrando, por ejemplo, el paso del tiempo o las transformaciones internas de los personajes.

Establecimiento de la atmósfera

La descripción es crucial para establecer la atmósfera de la novela, ya sea un tono sombrío, una sensación de misterio, un ambiente romántico, o cualquier otra emoción que el autor desee evocar. Ayuda a crear un telón de fondo emocional que influencia cómo el lector percibe la historia.

Desarrollo de personajes

A través de la descripción de sus acciones, apariencia y entorno, los personajes se vuelven tridimensionales. Pequeños detalles, como la forma en que un personaje viste o los objetos que guarda en su habitación, pueden revelar mucho sobre su personalidad, historia y relaciones.

Avance de la trama

Las descripciones pueden ser un vehículo para el avance de la trama, sugiriendo conflictos futuros, revelando pistas sobre misterios en la historia o presagio de eventos que están por venir.

Establecer un mundo creíble

En las novelas, especialmente en géneros como la fantasía o la ciencia ficción, la descripción es fundamental para construir mundos creíbles y fascinantes. Permite al lector visualizar sociedades, paisajes y tecnologías que son completamente producto de la imaginación del autor.

La importancia de la descripción en la narrativa de una novela se puede ilustrar mejor con ejemplos concretos que muestren cómo los autores usan esta técnica para enriquecer sus historias. La literatura española está repleta de ejemplos donde la descripción juega un papel crucial en el desarrollo de la trama, los personajes y la atmósfera. A continuación, algunos ejemplos notables:

Creación de atmósfera:

“Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez

En “Cien años de soledad”, Gabriel García Márquez utiliza la descripción para crear una atmósfera mágica y onírica que es esencial para el realismo mágico del libro. Por ejemplo, la descripción de Macondo en sus primeros días refleja un lugar de ensueño, casi mítico, que prepara al lector para aceptar lo extraordinario como parte de lo cotidiano:

“Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.”

Esta descripción no solo establece el escenario sino que también anticipa la mezcla de lo real y lo fantástico que caracteriza toda la novela.

“La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón

Carlos Ruiz Zafón utiliza la descripción de manera magistral para crear una atmósfera envolvente y misteriosa en “La sombra del viento”. La descripción del Cementerio de los Libros Olvidados es un claro ejemplo:

“Aquel lugar era un laberinto de luz y sombras, intercaladas por el brillo polvoriento que se filtraba desde el techo. Un silencio sepulcral envolvía el aire, como si fuera un santuario que escondía a los dioses del olvido.”

Esta descripción no solo establece el escenario sino que también sumerge al lector en el misterio y la fascinación que rodean toda la historia.

Desarrollo de personajes:

“Fortunata y Jacinta” de Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós, en “Fortunata y Jacinta”, ofrece una detallada descripción física y psicológica de los personajes que sirve para destacar las diferencias de clase y personalidad, elementos centrales de la novela. Por ejemplo, la contraposición entre Fortunata y Jacinta a través de sus descripciones revela mucho más que su apariencia:

“Fortunata tenía los ojos vivos, la boca grande, los labios rojos y llenos de picardía, y en su conjunto, una mezcla de desparpajo y candor que la hacía irresistible.”

La descripción nos da no solo una imagen física de Fortunata sino también una idea de su complejidad emocional y social.

Avance de la Trama:

“Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes

En “Don Quijote de la Mancha”, Miguel de Cervantes usa la descripción para establecer el tono de la obra y avanzar la trama. La descripción del protagonista y su entorno refleja la delgada línea entre la realidad y la fantasía que define la novela:

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.”

Esta introducción no solo establece el escenario sino que también prepara al lector para las cómicas y a menudo trágicas aventuras que siguen, resaltando el contraste entre los ideales caballerescos de Don Quijote y su humilde realidad.

Construcción de un Mundo:

“El laberinto de los espíritus” de Carlos Ruiz Zafón

“El laberinto de los espíritus”, el último libro de la serie del Cementerio de los Libros Olvidados, ofrece descripciones ricas que no solo construyen un escenario sino que también sumergen al lector en la posguerra española, mostrando la ciudad de Barcelona en toda su complejidad:

“Barcelona se erigía, entre brumas y promesas, como un laberinto de luces y sombras, donde calles y almas se entrecruzaban en un enigma.”

Esta descripción capta el espíritu de la época y el escenario, preparando el terreno para una historia de misterio, amor y redención.

Estos ejemplos de la literatura española muestran cómo la descripción no solo enriquece la narrativa proporcionando detalles visuales, sino que también profundiza en la atmósfera, el desarrollo de los personajes y el avance de la trama. La habilidad para manejar con maestría la descripción es un signo distintivo de la literatura de calidad, permitiendo a los lectores experimentar completamente el mundo que el autor ha imaginado.

En conclusión, la descripción en la narración de una novela es mucho más que la simple pintura de un cuadro con palabras. Es una herramienta multifacética que sirve para sumergir al lector en la historia, desarrollar personajes, avanzar la trama y evocar emociones. Una novela bien descrita es aquella que logra que sus lectores se sientan parte de su mundo, viviendo las experiencias de los personajes como si fueran propias.

© Redacción. Anxo do Rego 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí