Ángela Figuera Aymerich – Poeta

0
429

Ángela Figuera Aymerich 30 de octubre de 1902 en Bilbao, falleció el 2 de abril 1984 en Madrid. Nació en el seno de una familia de clase media. Desde temprana edad, mostró una inclinación hacia la literatura y la escritura, pasión que fue fomentada por su entorno familiar. Esta etapa inicial de su vida marcó el comienzo de su profundo interés por explorar y expresar a través de la poesía las complejidades del alma humana y la sociedad en la que vivía.

Prosiguió sus estudios en la Universidad de Madrid, donde se licenció en Filosofía y Letras. Su formación académica le proporcionó una sólida base en literatura española y universal, lo que enriqueció su enfoque y sensibilidad poética. A pesar de las dificultades que enfrentaban las mujeres en el ámbito académico y profesional en esa época, Ángela logró destacarse por su talento y determinación.

La vida personal de Ángela estuvo marcada por la tragedia y la pérdida, así como por la alegría de la maternidad. Se casó y tuvo dos hijos, lo que influyó profundamente en su escritura, dotándola de una perspectiva única sobre la maternidad, el amor y la pérdida. La Guerra Civil Española y la posterior dictadura franquista también impactaron significativamente en su vida y obra, siendo temas recurrentes en su poesía.

Ángela Figuera Aymerich no solo fue una poeta de renombre sino también una activista comprometida con las causas sociales de su tiempo. Su obra refleja una profunda preocupación por las injusticias sociales, la condición de la mujer y la necesidad de libertad y justicia. Su compromiso con estos ideales la llevó a participar en diversos movimientos sociales, y su poesía se convirtió en un vehículo para denunciar las desigualdades y abogar por un cambio. Fue una mujer adelantada a su tiempo, cuya vida y obra literaria reflejan su incansable búsqueda de justicia, belleza y verdad. A través de su poesía, exploró las profundidades de la condición humana, haciendo eco de sus propias experiencias y de los tumultuosos eventos de su época. Su legado perdura como uno de los más luminosos en la poesía española del siglo XX, testimonio de una vida vivida con pasión, compromiso y una inquebrantable fe en el poder transformador de la palabra.

La obra de Ángela Figuera Aymerich se caracteriza por su profunda humanidad, su compromiso social y una intensa carga lírica. Sus poemas abordan temáticas variadas, desde la introspección personal hasta la crítica social, pasando por la reflexión sobre la naturaleza y la condición de la mujer. Su estilo evolucionó a lo largo de los años, desde una poesía más clásica hacia una más libre y experimental, pero siempre manteniendo una voz auténtica y comprometida.

Sus obras más destacadas son:

  • “Mujer de barro” (1948): Considerada una de sus primeras obras importantes, en ella Figuera Aymerich explora la condición femenina, mezclando elementos de su propia experiencia con una crítica a la opresión social y cultural de las mujeres.
Mujer de barro soy, mujer de barro:
pero el amor me floreció el regazo.
Mujer
¡Cuán vanamente, cuán ligeramente
me llamaron poetas, flor; perfume!
Flor; no: florezco. Exhalo sin mudarme.
Me entregan la simiente: doy el fruto.
El agua corre en mí: no soy el agua.
Árboles de la orilla, dulcemente
los acojo y reflejo: no soy árbol.
Ave que vuela, no: seguro nido.
Cauce propicio, cálido camino
para el fluir eterno de la especie.
  • “Belleza cruel” (1958): Esta colección de poemas marca una etapa de madurez en su producción literaria, donde la autora combina la reflexión personal con el comentario social, utilizando una poesía rica en imágenes y simbolismo.
  • “Vencida por el ángel” (1966): En esta obra, la poeta profundiza en temas espirituales y existenciales, reflejando su constante búsqueda de sentido y trascendencia.

El legado de Ángela Figuera Aymerich es fundamental para entender la evolución de la poesía española en el siglo XX, especialmente en lo que respecta a la voz poética femenina. Su obra ha inspirado a generaciones de poetas y escritoras, abriendo caminos para la exploración de temáticas sociales y personales con una perspectiva crítica y renovada.

Hoy en día, la obra de Figuera Aymerich continúa siendo objeto de estudio y admiración, no solo por su calidad literaria sino también por su capacidad para dialogar con las preocupaciones contemporáneas sobre identidad, género y justicia social. Su poesía se mantiene vibrante y necesaria, testimonio de una voz que, desde el pasado, sigue iluminando el presente.

La poesía de Ángela Figuera Aymerich se erige como un faro de lucidez, compromiso y belleza, cuya obra sigue resonando con fuerza en un mundo en constante cambio. Su legado perdura, invitándonos a una reflexión continua sobre la sociedad, la naturaleza humana y el poder inquebrantable del arte.

© Anxo do Rego. Redacción. Todos los derechos reservados.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí