Arbolé, Arbolé

0
181

Federico García Lorca

La niña del bello rostro

está cogiendo aceituna.

El viento, galán de torres,

la prende por la cintura.

Pasaron cuatro jinetes 

sobre jacos andaluces, 

con trajes azul y verde,

las largas capas oscuras.

«Vente a Córdoba, muchacha.»

La niña no los escucha. 

Pasaron tres torerillos

delgaditos de cintura,

con trajes color naranja

y espada de plata antigua.

«Vente a Córdoba muchacha».

La niña no los escucha.

Cuando la tarde se puso

morada, con luz difusa,

pasó un joven que llevaba

rosas y mirtos de luna.

«Vente a Granada, muchacha.»

Y la niña no le escucha.

La niña del bello rostro

sigue cogiendo aceituna

con el brazo gris al viento

ceñido por la cintura.

Arbolé, arbolé

seco y verdé

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí