17.2 – Escribir una novela histórica: 2

0
177

 

Creación de personajes y tramas

La creación de personajes y tramas en una novela histórica es una tarea compleja que requiere un equilibrio entre la fidelidad histórica y la creatividad narrativa. Los personajes deben ser tridimensionales y auténticos, mientras que las tramas deben ser intrigantes y bien estructuradas. A continuación, se detallan los aspectos clave para desarrollar personajes y tramas en una novela histórica.

Desarrollo de personajes

Los personajes son el corazón de cualquier novela, y en una novela histórica, deben ser especialmente bien desarrollados para reflejar tanto el contexto histórico como las experiencias humanas universales.

Caracterización profunda
  • Motivaciones y objetivos: Cada personaje debe tener motivaciones claras y objetivos específicos que guíen sus acciones. Estas motivaciones deben ser coherentes con el contexto histórico y con las personalidades de los personajes. Por ejemplo, un personaje en la Edad Media podría estar motivado por el honor, la religión, o la supervivencia.
  • Conflictos internos y externos: Los personajes deben enfrentar conflictos que los desafíen y los hagan crecer. Los conflictos internos pueden incluir dilemas morales o personales, mientras que los conflictos externos pueden involucrar luchas sociales, políticas o militares.
  • Evolución del personaje: A lo largo de la narrativa, los personajes deben evolucionar en respuesta a los eventos y desafíos que enfrentan. Este desarrollo debe ser gradual y creíble, mostrando cómo los personajes cambian y crecen a lo largo del tiempo.
Autenticidad y verosimilitud
  • Lenguaje y comportamiento: Los personajes deben hablar y comportarse de manera acorde con la época en la que viven. Esto incluye el uso de un lenguaje adecuado y de modales y comportamientos específicos del período histórico.
  • Costumbres y cultura: Los personajes deben estar inmersos en las costumbres y la cultura de su tiempo. Esto incluye la forma en que se visten, las comidas que comen, las creencias religiosas y las prácticas sociales.
Diversidad de personajes
  • Personajes principales y secundarios: Además de los protagonistas, es importante desarrollar personajes secundarios que enriquezcan la trama y el mundo de la novela. Estos personajes pueden proporcionar diferentes perspectivas y añadir profundidad a la narrativa.
  • Representación de diferentes clases sociales y géneros: Incluir personajes de diversas clases sociales y géneros puede ofrecer una visión más completa y matizada de la época. Esto permite explorar cómo diferentes grupos experimentan el mismo período histórico de maneras distintas.

Construcción de la trama

La trama de una novela histórica debe ser intrigante y bien estructurada, manteniendo al lector interesado mientras se mantiene fiel a los hechos históricos.

Estructura narrativa
  • Exposición y contexto: La novela debe comenzar con una introducción que establezca el contexto histórico y presente a los personajes principales. Es importante proporcionar suficiente información para que el lector entienda el período sin abrumarlo con demasiados detalles de inmediato.
  • Puntos de giro y clímax: La trama debe incluir varios puntos de giro que cambien la dirección de la historia y mantengan el interés del lector. El clímax debe ser un momento de alta tensión y resolución de los principales conflictos.
  • Desenlace y conclusión: La conclusión debe resolver las tramas y subtramas de manera satisfactoria, mostrando las consecuencias de los eventos y el destino de los personajes.
Subtramas y temas
  • Subtramas: Las subtramas pueden añadir complejidad y profundidad a la narrativa. Pueden involucrar a personajes secundarios, explorar aspectos adicionales de la vida en la época o desarrollar temas secundarios.
  • Temas universales: Aunque ambientada en el pasado, una novela histórica debe explorar temas universales que resuenen con los lectores contemporáneos. Estos pueden incluir el poder, la justicia, el amor, la traición y el sacrificio.
Integración de hechos históricos
  • Eventos clave: Los eventos históricos significativos deben integrarse en la trama de manera natural. Estos eventos pueden servir como puntos de giro o como telón de fondo para los conflictos de los personajes.
  • Precisión y licencia creativa: Es importante ser preciso en la representación de los eventos históricos, pero también se debe tomar la licencia creativa necesaria para llenar los vacíos y hacer la historia más accesible y atractiva.

Ejemplo práctico

Consideremos un ejemplo práctico de cómo desarrollar personajes y tramas en una novela histórica ambientada durante la Revolución Industrial en Inglaterra.

Personajes
  • Protagonista: Una joven mujer de clase trabajadora que lucha por los derechos laborales y por mejorar las condiciones de vida de su comunidad. Sus motivaciones incluyen la justicia social y el bienestar de su familia.
  • Antagonista: Un empresario despiadado que se opone a las reformas laborales porque amenazan sus intereses económicos. Sus motivaciones son la avaricia y el poder.
  • Personajes secundarios: Un periodista idealista que apoya las reformas y sirve como interés amoroso del protagonista, un viejo obrero que actúa como mentor y un político corrupto que manipula la situación para su beneficio.
Trama
  • Exposición: La novela comienza con una descripción de las duras condiciones de trabajo en una fábrica textil. Se presenta a la protagonista y su familia, mostrando sus luchas diarias.
  • Primer punto de giro: La protagonista se une a un movimiento sindical que lucha por mejores condiciones laborales. Este evento cambia su vida y la pone en conflicto con el empresario.
  • Desarrollo: La trama se complica a medida que el movimiento gana fuerza. La protagonista enfrenta conflictos internos sobre la violencia y la moralidad de la lucha, mientras que el antagonista intensifica sus esfuerzos para aplastar el movimiento.
  • Clímax: Una gran huelga culmina en una confrontación dramática entre los trabajadores y las fuerzas del empresario. La protagonista lidera la huelga, enfrentando grandes riesgos.
  • Desenlace: La huelga termina con algunas concesiones, pero a un gran costo personal para la protagonista. La novela concluye mostrando los cambios incipientes en la sociedad y el futuro incierto de los personajes.
Subtramas y temas
  • Subtramas: La relación romántica entre la protagonista y el periodista, las luchas internas del mentor que ha visto muchas luchas fallidas, y la manipulación del político corrupto que busca aprovecharse de la situación.
  • Temasuniversales: Justicia social, poder y corrupción, sacrificio personal por el bien común, y la lucha entre el progreso y la tradición.

En conclusión, la creación de personajes y tramas en una novela histórica requiere una combinación de investigación meticulosa y creatividad narrativa. Los personajes deben ser complejos y auténticos, y la trama debe ser intrigante y bien estructurada, todo mientras se mantiene fiel a los hechos históricos y se exploran temas universales.

El ambiente y la ambientación

La ambientación es un elemento crucial en la novela histórica, ya que transporta al lector a otra época y lugar, haciendo que la historia se sienta real y viva. Crear un ambiente auténtico y detallado requiere una combinación de investigación precisa y habilidad narrativa. A continuación, se exploran los aspectos clave para lograr una ambientación efectiva en una novela histórica.

Detalles sensoriales

Para que la ambientación sea vívida y convincente, es esencial involucrar los cinco sentidos en las descripciones. Esto permite al lector experimentar el entorno de manera completa y envolvente.

  • Vista: Descripciones detalladas de paisajes, arquitectura, vestimenta y objetos cotidianos. Por ejemplo, describir la majestuosidad de un castillo medieval, la complejidad de un vestido de época o el bullicio de un mercado renacentista.
  • Oído: Incorporar los sonidos característicos de la época, como el ruido de las carretas en las calles empedradas, el clamor de una batalla, el canto de los pájaros en un bosque antiguo o el murmullo de una corte real.
  • Olfato: Describir olores específicos puede ser muy evocador. Por ejemplo, el aroma de la comida en una taberna medieval, el olor a pólvora después de un disparo de cañón, o el perfume de las flores en un jardín de la antigua Roma.
  • Gusto: Mencionar comidas y bebidas típicas de la época y describir su sabor. Esto puede incluir desde un banquete en la corte hasta la comida sencilla de los campesinos.
  • Tacto: Describir las texturas y sensaciones táctiles, como la aspereza de una tela burda, el frío del metal de una espada o la suavidad de una pluma para escribir.

Diálogo y lenguaje

El diálogo debe reflejar la forma de hablar de la época sin resultar arcaico o incomprensible para el lector moderno. Encontrar un equilibrio entre autenticidad y accesibilidad es crucial.

  • Modismos y expresiones: Utilizar modismos y expresiones propias de la época puede añadir autenticidad al diálogo. Es importante investigar cómo se hablaba en la época y en la región específica en la que se ambienta la novela.
  • Formalidad y estructura: La estructura del lenguaje y el nivel de formalidad deben ser coherentes con la clase social y la educación de los personajes. Por ejemplo, un noble del siglo XVII hablará de manera muy diferente a un campesino de la misma época.

Descripciones de escenarios

Las descripciones detalladas de los escenarios ayudan a situar la historia en su contexto histórico y a crear una atmósfera envolvente.

  • Lugares públicos: Describir plazas, mercados, calles y edificios públicos, explicando cómo se veían y cómo se usaban en la vida cotidiana. Por ejemplo, una descripción de un foro romano, un mercado medieval o una calle victoriana.
  • Interiores: Detallar los interiores de las casas, palacios, tabernas, iglesias y otros edificios. Esto incluye la decoración, los muebles, los utensilios y la disposición de los espacios.
  • Paisajes: Describir los paisajes naturales y cómo influyen en la vida de los personajes. Esto puede incluir bosques, montañas, ríos, y campos, así como los efectos del clima y las estaciones del año.

Vestimenta y moda

La vestimenta es una parte esencial de la ambientación, ya que refleja la cultura, la clase social y la época.

  • Ropa cotidiana: Describir la ropa que usan los personajes en su vida diaria, incluyendo los materiales, los colores y los estilos. Esto puede variar ampliamente según la clase social y la profesión.
  • Ropa formal y especial: Detallar la vestimenta utilizada en ocasiones especiales, como ceremonias, festivales, o eventos religiosos. Por ejemplo, la ropa de un noble en una coronación o el atuendo de un campesino en una boda.

Costumbres y rutinas

Las costumbres y rutinas diarias de los personajes añaden profundidad y autenticidad a la ambientación.

  • Vida cotidiana: Describir las actividades diarias de los personajes, desde la manera en que cocinan y comen hasta cómo trabajan y se divierten. Por ejemplo, las rutinas de un agricultor medieval, un comerciante renacentista o un soldado romano.
  • Rituales y tradiciones: Incluir descripciones de rituales, festividades y tradiciones específicas de la época. Esto puede abarcar desde celebraciones religiosas hasta rituales de paso, como bautizos, bodas y funerales.

Contexto social y político

El contexto social y político es fundamental para crear una ambientación rica y realista.

  • Estructura social: Describir la estructura social de la época, incluyendo las clases sociales, las jerarquías y las relaciones de poder. Esto puede influir en la forma en que los personajes interactúan y se comportan.
  • Situación política: Incluir detalles sobre el contexto político, como guerras, alianzas, conflictos internos y externos, y figuras de poder. Esto puede afectar directamente la trama y los conflictos de los personajes.

Ejemplo práctico

Consideremos un ejemplo práctico de cómo se puede crear una ambientación efectiva en una novela histórica ambientada en el París del siglo XVIII.

Detalles sensoriales
  • Vista: Describir las calles adoquinadas de París, las fachadas de los edificios barrocos, las luces de los faroles de gas y el bullicio del mercado de Les Halles.
  • Oído: Incluir los sonidos del pregonero anunciando noticias, el ruido de las carrozas pasando por las calles, y la música de un violín tocando en una plaza.
  • Olfato: Describir el aroma del pan recién horneado en una boulangerie, el olor a incienso en una iglesia, y los olores menos agradables de las calles llenas de gente.
  • Gusto: Mencionar el sabor del vino tinto en una taberna, los quesos franceses y las comidas elaboradas en un banquete aristocrático.
  • Tacto: Describir la suavidad del terciopelo en un vestido noble, la dureza de los bancos de madera en una iglesia, y la textura rugosa de un pergamino antiguo.
Diálogo y lenguaje
  • Modismos y expresiones: Usar expresiones francesas de la época y modismos propios de diferentes clases sociales. Por ejemplo, la forma en que un aristócrata habla con formalidad y elegancia, en contraste con el lenguaje más coloquial de un comerciante.
  • Formalidad y estructura: Ajustar el nivel de formalidad en el lenguaje según el contexto y la relación entre los personajes. Un noble puede hablar con deferencia a otro noble, pero de manera autoritaria a un sirviente.
Descripciones de escenarios
  • Lugares públicos: Describir el bullicio del mercado de Les Halles, la opulencia de la Ópera de París y la majestuosa fachada del Palacio de Versalles.
  • Interiores: Detallar los interiores lujosos de un salón aristocrático con sus muebles de época, candelabros de cristal y obras de arte, así como las humildes casas de los trabajadores con su mobiliario sencillo y práctico.
  • Paisajes: Incluir descripciones del río Sena, los jardines de Luxemburgo y las calles estrechas del Marais, proporcionando un sentido del lugar y la atmósfera de París.
Vestimenta y Moda
  • Ropa cotidiana: Describir la ropa de los diferentes personajes, desde los vestidos de seda de las damas de la alta sociedad hasta las chaquetas y pantalones de los comerciantes y artesanos.
  • Ropa formal y especial: Detallar los elaborados trajes de gala usados en los bailes aristocráticos, con sus pelucas, joyas y abanicos, y la vestimenta más austera de los religiosos y los trabajadores.
Costumbres y rutinas
  • Vida cotidiana: Describir las actividades diarias de los personajes, como los desayunos en los cafés parisinos, las visitas a los salones literarios, y los paseos por los jardines públicos.
  • Rituales y tradiciones: Incluir festividades como la celebración del Día de la Bastilla, los rituales religiosos en las iglesias, y las prácticas cotidianas de la nobleza y la burguesía.
Contexto social y político
  • Estructura social: Describir la jerarquía social de la época, desde la realeza y la nobleza hasta los comerciantes y los trabajadores, y cómo estas clases interactúan y se relacionan.
  • Situación política: Incluir detalles sobre la situación política, como los conflictos entre la monarquía y los revolucionarios, las intrigas en la corte y las tensiones sociales que eventualmente llevarán a la Revolución Francesa.

En resumen, crear un ambiente y una ambientación detallada y auténtica en una novela histórica requiere una combinación de investigación rigurosa y habilidad narrativa. Al involucrar todos los sentidos, utilizar un lenguaje adecuado, describir escenarios con precisión, y reflejar las costumbres y el contexto social y político de la época, el autor puede transportar al lector a otro tiempo y lugar, haciendo que la historia cobre vida de manera vívida y convincente.

Anterior: 

17.1 Escribir una novela histórica 1

Posteriores: 

17.3 Escribir una novela histórica 3

17.4 Escribir una novela histórica 4

© Valentín Castro. Todos los derechos reservados. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí