6 – Estructuras narrativas y personajes

0
653

El estudio de las estructuras narrativas y los personajes en las novelas es un ámbito fascinante que abarca una variedad de técnicas y enfoques utilizados por los autores para contar sus historias. Estos elementos son cruciales para el desarrollo de una novela, ya que no solo aportan a la trama, sino que también profundizan en la exploración de temas y motivaciones humanas. Este ensayo examina cómo las estructuras narrativas y los personajes se entrelazan para enriquecer las novelas, proporcionando a los lectores experiencias inmersivas y reflexivas.

Estructuras Narrativas

Las estructuras narrativas en las novelas varían ampliamente, desde las lineales hasta las más complejas y experimentales. Estas estructuras son el esqueleto sobre el cual se construye la historia, determinando el orden y la manera en que se presentan los eventos y la información al lector.

Lineal: Una estructura lineal presenta la historia de manera secuencial, desde el principio hasta el final, sin saltos en el tiempo. Un ejemplo clásico es “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austen. La novela sigue la vida de Elizabeth Bennet y su familia, centrada en las cuestiones matrimoniales y sociales de la época, avanzando de manera progresiva hasta llegar a la conclusión de las relaciones y conflictos presentados.

No Lineal: En una estructura no lineal, la secuencia temporal de los eventos se altera. “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez ofrece un ejemplo sobresaliente, entrelazando múltiples generaciones de la familia Buendía en un orden no cronológico que refleja el ciclo repetitivo de sus triunfos y tragedias, contribuyendo a la sensación de fatalismo y la inevitabilidad de la historia.

Circular: Las novelas con estructura circular comienzan y terminan en el mismo punto, a menudo simbolizando un ciclo completo o una reflexión profunda sobre el viaje realizado. “El alquimista” de Paulo Coelho sigue a Santiago, un joven pastor que viaja desde España a Egipto en busca de un tesoro, solo para descubrir que lo que buscaba estaba en el punto de partida, destacando la importancia del viaje personal y el descubrimiento de sí mismo.

Estructura de Fragmentos: Esta estructura se compone de piezas que pueden parecer no relacionadas al principio, pero que juntas forman una narrativa coherente. “La casa de los espíritus” de Isabel Allende cuenta la saga de la familia Trueba a través de fragmentos de diarios, cartas, y recuerdos, uniendo la historia personal y política en un retrato vívido de varias generaciones.

Personajes

Protagonista: El protagonista es el eje central de la historia. En “Harry Potter” de J.K. Rowling, Harry es el personaje principal cuya lucha contra Lord Voldemort y su propio destino como “el niño que vivió” conforma el núcleo de la serie. Su desarrollo desde un joven inseguro hasta un poderoso mago refleja su crecimiento interior y su lucha contra el mal.

Antagonista: El antagonista presenta el principal obstáculo para el protagonista. En “El Gran Gatsby” de F. Scott Fitzgerald, aunque Jay Gatsby puede ser visto como el protagonista, su antagonista no es una persona sino la sociedad y las normas sociales de su tiempo, que finalmente conducen a su caída.

Personajes secundarios: Son fundamentales para desarrollar la trama y el protagonista. En “Juego de Tronos” de George R.R. Martin, personajes como Tyrion Lannister, aunque no sean el principal foco de la historia, son esenciales para la trama y añaden profundidad al mundo de la serie.

Personajes dinámicos vs. estáticos: Un personaje dinámico que experimenta un cambio significativo es Elizabeth Bennet en “Orgullo y Prejuicio”, cuya percepción de Darcy cambia a lo largo de la novela, reflejando su propio crecimiento personal. En contraste, su hermana Lydia permanece relativamente estática en sus valores y comportamientos.

Arquetipos: Estos personajes representan patrones universales. El arquetipo del “héroe” se ejemplifica en “El señor de los anillos” por Frodo Bolsón, cuyo viaje desde la Comarca hasta Mordor para destruir el Anillo refleja el viaje del héroe, enfrentándose a pruebas y obteniendo sabiduría en el camino.

Las estructuras narrativas y los personajes son fundamentales en la construcción de novelas. La elección de la estructura influye en cómo se cuenta la historia, mientras que los personajes dan vida a esa historia, permitiendo a los lectores explorar complejidades humanas a través de las páginas. La interacción entre estos elementos no solo determina la calidad y profundidad de la novela, sino que también afecta profundamente la experiencia del lector, ofreciendo un espejo a la condición humana y provocando reflexión. En última instancia, la magia de una novela reside en cómo estos elementos se entretejen para contar una historia que resuene con los lectores mucho después de haber cerrado el libro.

© Anxo do Rego. Redacción

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí