martes, julio 16, 2024

Año: II - Núm.: 623

Granada

José Luis Alvarado

Dijo el sabio griego que nada es comunicable por el arte de la escritura; tras apurar la copa de seca cicuta, su discípulo dilecto lo traicionó y acaso lo perfeccionó transmitiendo por escrito sus irónicos conocimientos. Como antes hiciera Montaigne, pienso que la obra de un autor se prolonga y modifica cada vez que se escribe sobre ella. La memoria, que fue oral y minoritaria, ahora se multiplica con cada palabra que integra y justifica el continuo universo, también llamado la Red.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis (Vicente Blasco Ibáñez)

Reconozco que defender a un autor tan menospreciado como Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) es tarea complicada, aún más cuando se trata de un escritor...

Historia estúpida de la literatura (Enrique Gallud Jardiel)

No hay nada más aburrido que escuchar a dos o más personas conversando acerca de alguna materia de la que saben mucho o, lo...

Los últimos días de la humanidad (Karl Kraus)

Sorprende que en su momento no se escribiera una sola obra de teatro acerca de la Primera Guerra Mundial. La única explicación podría ser...

Cuentos completos. (Saki)

Es el triple salto mortal en la modalidad literaria. Se me ocurren pocos ejemplos de estos narradores volatineros, pero uno de los más destacados...

El Golem. (Gustav Meyrink)

La pretensión humana de ser como Dios es una idea tan antigua como el propio hombre. En la tradición judaica cuenta una leyenda que...

Los domingos de Jean Dézert. (Jean de La Ville de Mirmont)

La rutina se convierte en gris monotonía cuando falta la imaginación. Jean de La Ville de Mirmont (1886-1914) fue un escritor en ciernes que...

El cielo en llamas – (Mário de Sá-Carneiro)

A finales del siglo XIX, el sionista Max Nordau defendió que los degenerados no son siempre los criminales, los anarquistas y los lunáticos más...

El buen soldado – Ford Madox Ford

Que una novela esté narrada en primera persona no extraña a nadie. Como sabemos, el narrador sólo cuenta aquello que conoce o que ha...

Los Dioses tienen sed – Anatole France

La Naturaleza nunca ha indicado el precio que pueda tener la vida de un hombre, y sin embargo, dice de mil maneras que no...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies