Rio abajo

1
407

Río abajo es una película española dirigida por José Luis Borau que fue rodada íntegramente en Estados Unidos.

RÍO ABAJO (1984) de JOSÉ LUIS BORAU: LA LEY DE LA FRONTERA

Tras realizar su primer largometraje, el western Brandy (1964), rodado en el pueblo de Hoyo de Manzanares (Madrid), José Luis Borau (1929-2012) dirigió el film noir Crimen de doble filo (1965), escrito por Juan Miguel Lamet y Rodrigo Rivero Balestia y protagonizado por Susana Campos, Carlos Estrada y José María Prada. Muchos de sus títulos posteriores, como Hay que matar a B. (1974), Furtivos (1975), Río abajo (1984) o Leo (2000), aunque no se pueden inscribir directamente en los géneros negro y policíaco, sí presentan huellas e influencias significativas de los mismos y, en ellos, la presencia de lo ambiguo, lo ilegal, lo alegal, lo delictivo y lo criminal, de los espacios difusos entre la luz y la sombra, tiene una presencia más que relevante. Hoy, vamos a hablar de Río abajo, que, en una fecha relativamente tan lejana como 1984, ya hablaba de lo que sucedía en la frontera entre Estados Unidos y México y planteaba muchas de las cuestiones que, desde tiempos recientes, han ocupado las portadas de los medios de comunicación.

Río abajo fue una de las primeras películas en abordar el tema de la inmigración ilegal

Río abajo fue una coproducción entre Estados Unidos y España (aunque, al final, la participación estadounidense desde el punto de vista económico fue prácticamente simbólica) rodada en Texas y California tras un complejo proceso de cuatro años plagado de dificultades (la principal, el fallo de la parte de león de la financiación norteamericana, aunque también hubo multitud de problemas técnicos, legales, logísticos –el accidente de un camión cisterna– e, incluso, sanitarios –la intoxicación de buena parte del equipo al comer carne de serpiente de cascabel–). El guion fue firmado por el propio Borau y la estadounidense Barbara Probst Salomon, la dirección de fotografía correspondió a Teo Escamilla y el montaje fue encargado a Curtiss Clayton (quien, con posterioridad, también realizó la edición de films tan significativos como Drugstore Cowboy –1989–, Mi Idaho privado –1991–  y Todo por un sueño –1995– de Gus van Sant, Buffalo ’66 –1998– de Vincent Gallo o El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford –2007– de Andrew Dominik). Salvo la presencia de Victoria Abril, el resto del reparto estuvo formado por actores estadounidenses, asumiendo los principales papeles David Carradine (el mítico protagonista de la serie Kung Fu y de las películas Esta tierra es mi tierra –1976–, El huevo de la serpiente –1977– de Ingmar Bergman y Kill Bill. Vol. 2 –2004– de Quentin Tarantino), Scott Wilson (A sangre fría –1967– de Richard Brooks, La fortaleza –1969– de Sidney Pollack, El gran Gatsby –1974– de Jack Clayton, Elegidos para la gloria –1983– de Philip Kaufman, Pena de muerte –1995– de Tim Robbins, La teniente O`Neil –1997– de Ridley Scott, Monster –2003– de Patty Jenkins, El último samurái –2003– de Edward Zwick, la serie The Walking Dead), Jeff Delger (para el que esta película supuso su debut y su despedida en el cine), Paul Richardson (quien, tras Río abajo, tuvo una muy breve carrera fílmica y televisiva) y Sam Jaffe (La jungla de asfalto –1950– de John Huston, Ultimátum a la Tierra –1951– de Robert Wise, Ben-Hur –1959– de William Wyler). El resto del equipo técnico y artístico también estuvo formado, en su mayor parte, por profesionales estadounidenses.

David Carradine interpreta a un personaje que, de ser miembro de las patrullas fronterizas, ha pasado a dedicarse a pasar inmigrantes a través de la frontera entre México y Estados Unidos

Chuck (Jeff Delger) y Jonathan (Paul Richardson) son dos amigos que han abandonado su pueblo natal y que llegan a una localidad fronteriza con México buscando al tío del primero, Bryant (David Carradine), quien, presuntamente, trabaja como agente en el cuerpo de vigilancia de la frontera (la Border Patrol). Sin embargo, Bryant ha cambiado de bando y, ahora, se dedica a cruzar ilegalmente inmigrantes desde México a Estados Unidos. Su principal perseguidor es Mitch (Scott Wilson), un antiguo compañero, quien, con su avioneta, hostiga a quienes quieren atravesar el Río Grande eludiendo los controles fronterizos establecidos y que está imbuido de un profundo rechazo y desprecio hacia los mexicanos. Chuck encuentra a su tío en un bar situado en México, el Bar Papillón, una mezcla de burdel y cantina, donde conoce a Engracia (Victoria Abril), de la cual se enamora, naciendo un triángulo entre él, ella y Mitch, lo cual será el origen de las situaciones dramáticas de las que seremos testigos a lo largo del metraje.

De izqda. a dcha., Paul Richardson, Scott Wilson y Jeff Delger, tres de los protagonistas de la película

Río abajo conecta muy bien con la visión que el cine estadounidense siempre ha tenido de la frontera con México (ahí están para demostrarlo Arizona, prisión federal –1958– de Delmer Daves, Los comancheros –1961– de Michael Curtiz, Mayor Dundee –1965– y Grupo salvaje –1969– de Sam Peckinpah, Los tres entierros de Melquiades Estrada –2005– de Tommy Lee Jones o la serie Breaking Bad), límite entre dos mundos radicalmente diferentes con formas de pensar y vivir claramente diferenciadas, una línea que supone salir de un mundo para entrar en otro que funciona bajo parámetros prácticamente opuestos, un mundo distinto que, al igual que se le teme, ejerce una indudable fascinación (visión que no deja de resultar problemática ya que, en última instancia, lo hispano ya está presente en el interior de los Estados Unidos desde el momento en que California, Nevada, Arizona, Nuevo México y Texas formaban parte de México y pasaron a manos estadounidenses a raíz del Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848 tras la guerra entre los dos países, pero ello ya debería ser materia para otro artículo). Además, el film incorpora el problema de la emigración ilegal, algo que, en ese momento, habían reflejado algunos pocos títulos como Papi (1969) de Arthur Hiller, La frontera (1982) de Tony Richardson, protagonizada por Jack Nicholson, o El Norte (1983) de Gregory Nava. Términos como el ya comentado de la Border Patrol, la “migra”, que es como los mexicanos llaman a la policía de vigilancia fronteriza, o el de “espaldas mojadas”, aquellos inmigrantes que cruzan a nado ilegalmente la frontera señalada por el Río Grande, configuran el espacio narrativo donde se desarrolla el film, un territorio en el que las diferencias culturales, las grandes desigualdades económicas y sociales y las luchas de poder acaban dibujando un escenario tenso marcado por las injusticias, la intolerancia y los rasgos de autoritarismo.

En Río abajo, Victoria Abril interpreta a Engracia, una prostituta mexicana que acabará viviendo un complicado triángulo sentimental con dos de los personajes protagonistas

Río abajo dibuja con precisión y excelente nervio narrativo (muy propio del director) el ambiente de tensión y conflicto que siempre se vive en esas zonas de frontera en las que se da la paradójica circunstancia de que coexisten una cierta porosidad entre dos territorios pero, al mismo tiempo, hay unas rígidas normas y procedimientos para poder instalarse y vivir con carácter permanente en uno de ellos, el que disfruta de una mayor prosperidad económica. Viendo la trama del film, vemos en proceso de gestación muchos de los fenómenos que, en los últimos tiempos, han sido objeto de fuertes polémicas y controversias, no solo en Estados Unidos (pensemos en la propuesta con que Donald Trump llegó a la presidencia del país defendiendo la construcción de un muro a lo largo de todo la frontera mexicana) sino también en Europa y, particularmente, en España, con los problemas crónicos existentes en Ceuta y Melilla en la frontera con Marruecos y la llegada de pateras a nuestras costas. Por ello, recuperar Río abajo, aparte de revisar un título con más que valiosas virtudes cinematográficas (la película tuvo excelentes críticas en el momento de su estreno), permitirá al espectador comprender las raíces de una cuestión que, por desgracia, está aún muy lejos de poder ser resuelta.

En Río abajo, veremos la raíz de muchos problemas que, en los años posteriores, alcanzarían dimensiones mucho más graves e importantes

© José Manuel Cruz. Abril 2023. Todos los derechos reservados.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí